lunes, setiembre 01, 2008

no puedo escribir más que irasibles
palabras que se van
siempre se van

me he quedado vacía

no se cómo llorar

6 comentarios:

Sirena Varada dijo...

Las palabras volverán a esos labios que tan bien afinan, a esos dedos que también dibujan sentimientos, a esos ojos que en lágrimas leen.


Un abrazo, amiga

Yllari Chaska dijo...

Muchas gracias por tus palabras que cruzan la distancia. Un Abrazo.

Nano dijo...

Olvidarse de los mecanismos atmosféricos que nos provocan las lágrimas no es algo por lo que lamentarse, ni mucho menor por lo que llorar. Sonreír al despedir las palabras que se van suele ser una buena idea, siempre y cuando éstas sean un buen motivo para enseñar los dientes, y, sin duda, las tuyas lo son, felicidades por tu blog.

PD: Ocho y medio es sin duda la mejor cancion de Nacho Vegas, me alegró que la apreciases.

Un saludo.

Caramelo de Uva dijo...

Las palabra llegaran.

Harold Alva dijo...

precioso poema. sucede a veces: llorar es uno de las expresiones más complicadas del poeta. y somos tan llorones a veces que cuando no salen las lágrimas nos duele.

aNdrea* dijo...

solo llegan.