sábado, noviembre 14, 2009

corrientes

calles que hablan
buscan salida en los semáforos
y el café de los encuentros
se disfraza de tangos melancólicos

gente que pasa
de sí misma
gente sin sueño burlando a los relojes

ya no se escuchan las mariposas
ni los pregones de los abuelos

en cada esquina
todo se ajusta a una cadencia
que parece interminable

1 comentario:

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Verso perfecto, Yllari, con cadencia interminable