lunes, junio 21, 2010

lunares

aprendí a romperme, a morir, a beber la sal de las mareas
y fue tarea dura pero no imposible

lo más difícil fue aprender del río a ser río
del fuego a ser fuego
a ser surco de confianza de la risa

de lo obscuro repartí las cenizas condensadas
en mi piel
no vaya a ser que me olvide bajo el sol
del origen azul de mis batallas
no vaya tampoco a ahogarme inutilmente
en el hoyo frágil de un instante

9 comentarios:

J dijo...

Bello muy bello.

Gracias

m dijo...

palabras que te llevan más allá de las estrellas...
mezcla de emociones en tus letras

saludos!

Yllari Chaska dijo...

Este poema salió de un respiro y me lo creo entero.
Muchas gracias por sus palabras.

doctorvitamorte dijo...

Es un poema bellísimo y rotundo sobre la afirmacion propia
¿Por qué lo titulas "lunares"?

Yllari Chaska dijo...

No suelo explicar mucho mis poemas pero respondo feliz a tu pregunta. La inspiración viene de lugares insospechados. Estaba yo viendo los lunares de mi piel y pensaba que debían tener alguna explicación poética esas manchitas obscuras ("de lo obscuro repartí las cenizas condensadas / en mi piel"), que debían recordarnos algo. De esa idea en semilla creció este poema :)

Fran. dijo...

Aprender siempre es difícil.
Sin olvidar, sin hacer borrón y cuenta nueva, sin dejar atrás lastres, lo convierte (a veces)en una cuesta arriba muy elevada.

Que bueno que al final siempre se llega zona en alto, se despeja el horizonte y vemos todo con otra mirada.

Encantador poema el suyo Yllari.

juanluis dijo...

Me suscribo al "rotundo" del doctor... casi me contraigo ;-)

Yllari Chaska dijo...

No sé si es encantador o rotundo, pero al menos puedo decir que es honesto.
Gracias por pasar por aquí y dejar sus huellas.

Revista Realze dijo...

Sólo puedo expresar que las imagenes de su poema, Señorita Yllari Chaska, tienen ese flujo de magia que te dejan impregnado de Poesía...

Atte:
El Marqués de Solaligue