miércoles, octubre 20, 2010

salida

¿a dónde vas, poesía
arrebatada
con el vestido obscuro?

me has dejado sin manos
te has llevado los versos

2 comentarios:

Ulises dijo...

La repentina imposibilidad de decir algo es, quizá, lo que más tememos quienes deslizamos la pluma en el papel. Y me ha gustado la forma en que lo has expresado, en este poema.
Saludos.

Yllari Chaska dijo...

Gracias. Fue escrito al final de un tiempo de sequía poética.