sábado, abril 25, 2009

vulnerable

tan frágil el sentir
que un día brilla el sol por todos nuestros poros
y al otro
disonante
los ojos componen el diluvio

una palabra desdice la confianza
minúscula como alfiler
sobre el globo colorido que no flota

a veces
solamente a veces aparento
la esperanza retocada con plegarias
a ver si se me queda entre las manos
apretando ferozmente
mis débiles suspiros

2 comentarios:

Suri, l'apprendista dijo...

Fragilidad... vulnerabilidad... delicadeza... sensibilidad...

Estos son los ropajes con los que tenemos que vestir el alma para tener acceso a ese maravilloso mundo de las emociones supremas.

Y como nada viene acompañado de su opuesto, de querer ascender a la cumbre más luminosa del universo debemos estar dispuestos a surcar el más doloroso de los infiernos.

Solo se puede llegar a tener todo si se está dispuesto a perder todo. Pero igualmente, esta aparente debilidad es, a la vez, la gran fortaleza del ser humano.

En la vulnerabilidad que describes y en la fragilidad que sientes esta tu grandeza... nuestra grandeza...

Un gran abrazo, querida amiga.

Yllari Chaska dijo...

tú lo has dicho mejor que yo!... gracias por tus palabras, nuevamente :)